Nuestra Empresa

En otoño de 1933, Josep Escoda Roig (1902-1982) creó en Sabadell, cerca de Barcelona, una pequeña empresa de brochas y pinceles para la decoración y las bellas artes. Sería la primera fábrica que existiría en el Estado español, ya que hasta entonces los artistas utilizaban pinceles fabricados en Francia y Alemania.

La actividad de aquel pequeño negocio sólo se detuvo como consecuencia de la Guerra Civil, pero a principios de los años cuarenta retomó la fabricación, a pesar de las di cultades para obtener materias primas de calidad. La fábrica de pinceles Escoda se fue desarrollando y creciendo. El principal objetivo de Josep fue fabricar el mejor pincel, y así lo transmitió a sus hijos, Josep y Ricard, y éstos a los suyos, Anna, Ricard y Josep. Es, por lo tanto, la tercera generación de pinceleros que aman lo que hacen, que saben lo que quiere el artista, conscientes de que su aportación industrial es una pequeña contribución al mundo del arte.

TRADICIÓNCONVERTIDA ENARTE