Nacido en una familia de tatuadores

Nacido en el seno de una familia de tatuadores decidió estudiar diseño gráfico en Barcelona al acabar el bachiller. Siempre le gustaron las letras, las formas y contraformas de estas y como, al aplicarse en los diferentes materiales, pasaban a formar parte del decorado de las ciudades.

La pasión por las letras

Con eso en mente, experimentando, jugando con los materiales decide empezar a pintar en su casa, y, después de formarse brevemente en el mundo de la rotulación en Barcelona y San Francisco, traslada su oficio a un taller de artesanos en el barrio de Gracia (Barcelona) y empieza a trabajar en la rotulación a pincel y dorado de manera continuada.

Dice de los  pinceles Escoda

" El pincel BRAVO, oreja de buey claro, es un pincel de medida exacta, con una férula que permite limpiar el material sobrante y hacerlo duradero, el pelo es semirígido lo que lo hace perfecto para trazos precisos y rectos.

El otro pincel indispensable en mi taller es la Polonesa del 8, de petit gris consigue una alta adherencia al material y una suavidad en los trabajos de dorado al agua incomparables".